jueves, 12 de diciembre de 2013

Rodolfo Casamiquela "racista anti-mapuche"... o la verdadera antigüedad de los mapuches en la Argentina (2007)

Impreso por la Biblioteca Popular "Agustín Alvarez", Trelew, Chubut, 2007.

Dos Palabras Previas
   A pesar de la opinión hecha pública -en actitud que le agradece—, por una figura gravitante del elenco profesional de un diario de amplia difusión en el norte de la Patagonia, en oportunidad del "Seminario Judicial Patagónico Sobre el Derecho de las Comunidades Originarias" (28 al 30 de octubre de 2004) organizado por el Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Rio Negro en el Centro Cultural de Viedma, en el sentido de respetar la figura del que esto escribe debido a "que no hace demagogia", ese medio regional no publicó la carta-texto explicativa sobre el poblamiento indígena con que respondía a determinadas críticas de un lector de ese origen. Con lo que no sólo éste—¡como tantos otros y en diferentes ocasiones!— pudo pegarle en el suelo, sin posibilidad de defensa, sino que por tal motivo, entre tantos lectores potenciales, los convencionales constituyentes de la provincia del Neuquén se quedaron sin enterarse de algunos aspectos clave del poblamiento indígena del ámbito que les habrían resultado útilísimos a la luz del caos que después vino.* Por eso, Lector, como primera razón entre otras varias (por ejemplo haber soportado sendos "piquetes", uno en una charla en Esquel y el otro en un cursillo en bariloche), opta por escribir este pequeño libro. Para que todos (¡los que quieran!) puedan conocer sus posiciones y sus argumentos -que, por lo demás, no son otros que los de la verdad científica.
   No está dedicado a los descendientes de indígenas (mapuches y tehuelches!) "mapuchistas "(1) porque ellos no leen... (2). , en cambio, a los descendientes de indígenas (mapuches y tehuelches) que conservan su identidad. Que tienen claro el origen étnico de sus antepasados: "azuleros", "manzaneros", "picunches", "huilliches", "ranqueles"(3), "tehuelches" ("chehuelchos"), "tehuelches pampas", ngoluche, waizüfche o inalmawizache, etcétera. Y va dedicado a los huincas (wingka en mapuche, káddaí a künna en tehuelche- pampa, káddü en tehuelche meridional) de todos los orígenes, rangos y profesiones. Especialmente a los hombres de Derecho y funcionarios, legisladores. Particularmente, para el caso, a una de las personas que —fuera de la gran mayoría de los políticos y hombres públicos vinculados, paradójicamente, con el tema—, más lejos está de entender "la cuestión indígena" del ámbito pampeano-patagónico. Un hombre que, a pesar de involucrarse profundamente en ella, se guía exclusivamente por su sentimiento. Sentimentalismo se dirá mejor, que, si bien respeta, a fuer de Hombre Público por excelencia debería acompañarse por la correspondiente objetividad -hija de la información: el Doctor Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel argentino. (Si alguna vez quiere documentarse acerca del gran tema, el autor está a su entera disposición.)
 
 
* Si bien existía, desde el año 1995, un libro titulado "Bosquejo de una etnología de la Provincia del Neuquén " publicado precisamente por la Subsecretaría de Cultura Provincial, en el que se explica, siglo por siglo, el proceso de dicho poblamiento.
(1) El neologismo "mapuchista", se refiere, para el caso, a los descendientes de indígenas que reivindican un origen cisandino (argentino), o trasandino-cisandino, para los mapuches, pueblo estrictamente occidental (chileno) -como se verá en seguida. (Véase "Alerta con eso del 'mapuchismo', publicado-sí que conmuy buena intención- por Raúl Nicolás Aranda, en la edición del 11 de febrero 2006 del diario Río Negro, página 25)
(2) En oportunidad de dar una clase en la Universidad de la Patagonia Austral, en Caleta Olivia, una joven de origen indígena, enrolada en la corriente merecedora de ese rótulo, la interrumpió alegando que lo que el autor expresaba sobre la cultura araucana o mapuche no era correcto. Agregó que "nada de lo que escriben los huincas es verdadero" y por lo tanto válido. Aello replicó, obviamente, que si ella era estudiante de historia, por fuerza debería leer y documentarse a través de todas las fuentes, de todos los orígenes. Pero como insistió en su argumento negativo, agregó, a su vez, que todo lo que estaba explicando procedía de ese verdadero monumento a la cultura araucana o mapuche que es la autobiografía de Pascual Coña, libro de cabecera que para el caso tenía consigo en su edición original (1930)... Arrinconada, argumentó que ese texto no se conseguía en ninguna parte..., y al informarle que acababa de ver su reedición en una librería de Comodoro Rivadavia... se levantó y abandonó la clase.
(3) Derivado de rangküllche, "gente del carrizal". Los descendientes de ranqueles no son considerados "mapuches" por los indígenas mapuchistas. Alarecíproca, aquéllos califican, sin más a éstos de "chilenos", en tanto reivindican para sus ancestros la condición de "argentinos". (Y recuerdan que, antes del surgimiento del Estado Argentino, los ranqueles ofrecieron sus lanzas a Buenos Aires para la defensa del Río de la Plata contra la invasión inglesa...)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario